Blog de consultadecurp

Historia de la CURP mexicana

Escrito por consultadecurp 04-03-2018 en Curp. Comentarios (0)


En la actualidad la Clave Única de Registro de Población, popularmente conocida por sus siglas (CURP), es un documento imprescindible en México. Desde que surgió, en 1996, el pueblo del país latinoamericano lo adoptó hasta que al sol de hoy, prácticamente, no se pueda realizar ningún trámite sin él.

Trámites fundamentales, como abrir cuentas bancarias y firmar contratos de trabajo, así como fundar empresas sin necesidad de poseer visa de inversionista, sólo pueden ser realizados con la CURP, que además permite declarar impuestos y afiliarse a programas sociales, muchos de ellos relacionados a la salud y el bienestar físico.

Primeros pasos

Las siglas CURP, hoy conocidas por cualquier mexicano o residente, salieron a la luz en el año 1996, específicamente en el día 23 del mes de octubre. A partir de allí, el sistema de identificación en suelo azteca fue migrando, paulatinamente, a este código alfanumérico de 18 unidades, que para la época resultaba una medida gubernamental muy polémica, claro está, pero también novedosa e inédita.

Aquel día, el Diario Oficial de la Federación, el tradicional periódico del Ejecutivo de México, dio a conocer la creación de la CURP, que estaría  directamente dependiente a la Administración Pública Federal de la Clave Única de Registro de Población, que nació en el marco de un Acuerdo Presidencial sumamente discutido en el momento, con millones de adeptos y, también, de críticos acérrimos.

En este acuerdo, más allá de todos los elementos jurídicos que se desprendían de él, se estableció que toda persona que residiera en México, así como los nacionales que habitan en otros países, deben poseer una CURP para estar debidamente identificados, de forma oficial y sin riesgos de falsificación.

A pesar de que, indiscutiblemente, ha sido adoptada por la gran mayoría de la población, la CURP todavía tiene detractores. Para muchos, no mejoró los errores y problemas que existían con los antiguos mecanismos de identificación, como el Seguro Social, el Registro Federal de Contribuyentes y el Instituto Federal Electoral. Algunos de estos entes todavía existen, pero no cuentan con tantas atribuciones en materia de control poblacional.
Portátil

La CURP, esencialmente, es lo que en otros países de Latinoamérica se conoce como Cédula, un documento de identidad que debe ser portado por su tenedor en todo momento, y que debe ser facilitado a funcionarios públicos –sean civiles, militares o policiales- para el cumplimiento de sus debidas funciones y la eficaz supervisión del cumplimiento de la legalidad en todos sus ámbitos.

Anatomía del CURP

Escrito por consultadecurp 04-03-2018 en Curp. Comentarios (0)


Como es harto sabido, la Clave Única de Registro de Población –popularmente conocida por sus siglas (CURP)- es un documento indispensable en territorio mexicano. Sólo con él podrás estar debidamente identificado. De hecho, realizar determinadas actividades sin poseerlo te podría meter en problemas.

Sin embargo, a pesar de que es un documento muy conocido, el CURP tiene una estructura bastante particular, y pocos conocen a que se debe. Este código alfanumérico, conformado por 18 caracteres, tiene una anotomía muy precisa, y cada dígito tiene una razón de ser.

Entre otras cosas, este documento procura que nunca se repitan las claves. Por ello, toma iniciales de los diferentes datos básicos del tenedor, así como números estratégicos, para conformar esta identificación y que, por supuesto, sea totalmente original.

Este sofisticado mecanismo (y muy original, por cierto) ha permitido que, pese a la diferencia entre datos personales de cada ciudadano o residente, todos los CURP cuenten con 19 caracteres, lo que a su vez facilita las gestiones sistematizadas para diferentes trámites jurídicos en la república mexicana, que cuenta 127.5 millones de habitantes, según el último censo poblacional oficial, realizado a finales del año 2016.

Estructura
En su mayoría, el CURP(consulta tu curp) está conformado por letras. Apenas cuenta con ocho dígitos numéricos: La fecha de nacimiento expresada en año, mes y día, otro dependiente al año de nacimiento y uno que, a pesar de no corresponder directamente a ningún dato personal, es clave, pues es el encargado de otorgarle originalidad a la clave.

En lo que a letras respecta, cuenta con una serie que incluye iniciales de tus nombres y apellidos así como consonantes internas de cada uno. Además, el código debe contar, obligatoriamente con las letras H, en caso de que su tenedor sea un hombre, o M para las mujeres.

A pesar de que se rige, de manera estricta, por la estructura detallada anteriormente, algunas Clave Única de Registro de Población se conformaron con ciertas excepciones a la regla, ya que su tenedor posee, en sus nombres o apellidos, caracteres que no son admitidos por este sistema, que está vigente en territorio mexicano desde 1996, gracias a una medida gubernamental.

Por ejemplo, la letra Ñ no es admitida por el sistema. En este caso, al momento de otorgar la clave será sustituida, obligatoriamente, por la X, que además se emplea para personas que sólo posean un apellido, independientemente de a cuál razón se deba esto.